Sitios Arqueológicos

Palenque

Palenque es considerado como uno de los destinos más importantes de Chiapas, por ser una verdadera explosión de aventura; es un sitio ancestral para descubrir y apreciar joyas arqueológicas de la cultura Maya, en donde existen muchas facilidades para transportarse de un lugar a otro, conocer bellos paisajes y sorprenderse con las costumbres y tradiciones de Chiapas.

En el conjunto central de la zona arqueológica de Palenque podemos apreciar dentro de sus edificaciones principales el Templo de las inscripciones y el Palacio. El primero es uno de los edificios más importantes y debe su nombre a grandes tableros esculpidos que contienen una de las más largas inscripciones glificas mayas. Se encuentra también una cripta subterránea cuyo contenido es un sarcófago monolítico es el cual fueron encontrados los restos del Rey Pakal.

Bonampak

No es posible referirse a Bonampak sin hacer mención de su entorno natural, en el cual los mayas lograron vivir en armonía y aprovechar sus recursos. Es uno de los lugares más impresionantes, complejos y bell
os que puedan localizarse en la América Septentrional. Del conjunto, enclavado en el corazón de la Selva Lacandona, solamente la Gran Plaza y la Acrópolis están exploradas. En la primera se levanta la magnífica Estela 1, que muestra a Chaan Muan II vestido con gran lujo para celebrar su quinto año de gobierno. Sobre la Acrópolis, que sigue los desniveles del terreno, se construyó el edificio de las pinturas. Este posee tres cámaras. En la primera se muestra la ceremonia de presentación por parte de la familia gobernante; en ese mismo cuarto se encuentra la escena de la procesión de los músicos. La cámara dos es la de la batalla y la posterior presentación y suplicio de los prisioneros, por último, la tercera cámara exhibe la suntuosa ceremonia de celebración del triunfo. El descubrimiento de Bonampak, una de las grandes historias de la exploración arqueológica en Chiapas, permitió conocer uno de los mayores testimonios de la cultura maya y la extraordinaria concepción de color y línea de sus pintores.

Yaxchilán

A orillas del Río Usumacinta, entre una densa vegetación que cubre gran parte de las estructuras, se localiza este centro ceremonial para los mayas actuales, quienes realizan peregrinaciones desde la selva lacandona y El Petén guatemalteco. Contemporánea de Palenque, Yaxchilan llegó a ser incluso una ciudad más grande: hasta el momento sólo se han podido identificar 120 edificios en la zona nuclear, donde se encuentra la Gran Plaza, que consta de la Gran y Pequeña Acrópolis. Entre lo más notable de Yaxchilán podemos mencionar sus estelas y dinteles labrados en las puertas de los principales edificios. En estos bajorrelieves quedaron inscritos diversos eventos de gran importancia para los mayas de aquel entonces, como ceremonias de sacrificios o la conmemoración de la grandeza y el origen de la dinastía Pájaro Jaguar, la que impulsó el mayor crecimiento de esta ciudad-estado. Existen dos maneras de visitar este sitio: por avioneta o como parte de un viaje organizado de dos d¡as en el cual hay que acampar afuera de las ruinas.

 Toniná

La etimología de Toniná significa “Casas Grandes de Piedra”, el apogeo de esta zona arqueológica maya data de finales del siglo VI y principios del X d.C., de tal forma que hacia el año 900 se convirtió en la acrópolis de mayores dimensiones del México neolítico.

El espacio sagrado de Toniná, en las montañas de Chiapas, es uno de los lugares donde se manifiestan los efectos del poder de una manera espectacular, sobre una estructura piramidal que se montó sobre el remate de una cordillera que, llena de árboles, serpentea por el norte del valle de Ocosingo. Aquí se formó un enorme laberinto de épocas, templos, palacios y escalinatas que se fueron encimando durante mas de mil años de actividad constructiva. De las siete plataformas que constituyen la gran pirámide, sobresalen la tercera en la que se encuentra el Palacio del Inframundo; la cuarta en el que se halla el Palacio de las Grecas y la Guerra; la sexta en la que se ubica el mural de los cuatro soles, que es una especie de códice hecho en estuco que representa el mito de las cuatro eras cosmogónicas, y por último la séptima, sobre la que se levantan los templos de los prisioneros y el del Espejo Humeante, el principal en el punto mas elevado del conjunto, el mas alto de Mesoamérica. Entre las esculturas de mayor relevancia halladas en Toniná se encuentran la de su último gobernante. Tzots Choj y, recientemente, la del conquistador de Palenque y Señor de Bonampak llamado Jaguar Sobrenatural, donde también se encontraron piezas arqueológicas que agregan 300 años mas de historia a la cultura maya.

Izapa

Se trata de un centro ceremonial fundado alrededor del año 1500 a. C. y que apartir del año 600 a. C. fue a lo largo de un milenio el más grande e importante centro civil y religioso de la llanura del Pacífico, de filiación, al parecer, mixe-zoque, pero situado en el contacto con las tierras ocupadas por grupos mayas.

Su importancia derivada del tráfico de cacao y probablemente de obsidiana importada. En la actualidad los vestigios aparecen como montículos de tierra y plataformas de cantos rodados. Las estructuras que rodean plazas antiguamente sustentaron templos, en muchas de las cuales se encuentran estelas de piedra labradas y sin labrar, a demás de altares y otros monumentos pétreos; entre estos últimos se encuentran esferas de piedra sobre columnas, posibles representaciones solares .

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s